El mantenimiento de los sistemas contra incendios y la falsa sensación de seguridad

El mantenimiento de los sistemas contra incendios y la falsa sensación de seguridad

Por José Prada

Estadísticamente, casi el 50% de los sistemas contra incendios que fallan, y por ende no funcionan en caso de una emergencia, es por culpa del bajo o nulo mantenimiento. Una de las razones por las cuales los sistemas contra incendios requieren mantenimiento constante, realizado por empresas solventes en el  conocimiento normativo que rige este servicio, es porque éstos son sistemas estáticos, es decir, no están funcionando constantemente, en contraposición de los equipos de proceso de una industria, que siempre están en funcionamiento. Dado que los sistemas contra incendios funcionan por demanda (en caso de ser requeridos durante una contingencia) deben ser ensayados con frecuencia, para verificar que cumplen con el nivel de desempeño para el cual fueron diseñados, y para corregir cualquier falla, deterioro o mal funcionamiento que se evidencie.

De la misma forma, el mantenimiento constante que requieren los sistemas contra incendios, permite verificar si los riesgos para los cuales fueron diseñados no han cambiado, que son causa también de que éstos no cumplan su cometido en caso de ser necesarios (un ejemplo es que se haya modificado el tipo de mercancía que se almacena en una bodega).

Cuando no se ejecuta un plan de inspección, prueba y mantenimiento (IPM por sus siglas en español) o “plan de mantenimiento” como suele llamarse comúnmente, al sistema contra incendio de su empresa, Usted no tiene certeza de que el mismo funcionará cuando sea requerido, y si lo hace, que lo hará de la manera que debe hacerlo, con el nivel de desempeño que se requiera. Esto puede generar lo que se llama en el medio “falsa sensación de seguridad” que proviene del hecho de que el dueño del sistema se siente tranquilo por poseer lo que supone son los medios de protección que necesita en caso de una emergencia. La consecuencia inmediata de esta falsa sensación de seguridad, es que se reduce la prevención contra incendios, o las políticas establecidas se vuelven laxas, por creer, infundadamente, que los sistemas contra incendios funcionarán en el momento correcto.

Así las cosas, un sistema contra incendio que haya sido bien diseñado y bien instalado, si no está bien mantenido, no sirven, así de simple. Y ese mantenimiento debe empezar a hacerse a partir del primer día que es recibido por el cliente.  Estos planes de IPM se ejecutan de acuerdo a varias normas, entre las que resaltan la NFPA 25, y otras aplicables, y deben ser realizados, como se mencionó arriba, por empresas conocedoras y con experiencia, para certificar que los sistemas garanticen la protección de sus bienes, las vidas de sus empleados y la continuidad de su negocio.

3 pensamientos en “El mantenimiento de los sistemas contra incendios y la falsa sensación de seguridad

  1. Edwin

    muy interesante el concepto, y es mejor que falle en las pruebas, a que falle cuando se requiera la protección del sistema, gracias.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *