Algunas malas praxis de diseño y recomendaciones asociadas – Versión A

En todo este tiempo de experiencia trabajando con protección contra incendios me he dado cuenta de que a la gente solo le preocupa algo: “la norma”. Lo que la norma diga, para bien o para mal. Yo he evitado ser un purista de las normas, porque a la final son guías de diseño y praxis recomendadas derivadas de la experiencia. Pero las normas no tienen todas las respuestas, tienen muchos vacíos, y siempre serán eso, guías de diseño. Así las cosas, me encuentro que muchos diseñadores no dan un paso sin que la norma lo diga, cuando es, al contrario, el diseñador debe decidir dar el paso y ver como recomienda la norma darlo.  El grueso de las preguntas que me hacen comienzan con “en cual norma aparece que….” , “qué dice la norma acerca de…”, y un largo etcétera de interrogantes donde se busca la norma como la tabla de salvación para hacer o no hacer algo. Incluso, muchos arquitectos usan las normas para apoyarse en las excepciones y evitar proveer a las ocupaciones con los medios de protección adecuados.

Les comento que salvo la NFPA 13, la 30, y un puñado más de normas cuyas recomendaciones están basadas en ensayos de incendios, y cuyos criterios de protección no son extrapolables, el grueso de la protección contra incendio hereda recomendaciones de las competencias naturales en las cuales se basan (plomería, electricidad, piping, instrumentación, etc.) y obvia, olvida, desestima, o simplemente considera redundante, otro montón. En otros peores casos, como en las normas COVENIN venezolanas, las recomendaciones son exabruptos técnicos que no deberían aplicarse. Basado en esto, muchas decisiones de diseño o construcción pueden válidamente apoyarse en el conocimiento general de la ingeniería respecto a la competencia que se esté desarrollando.

De esta manera, salvo por lo que les digo arriba, el diseño prescriptivo y la aplicación taxativa de las normas no hace al ingeniero de incendios. Es el estudio constante de investigaciones, publicaciones especializadas, tesis de grado y doctorales de universidades, ensayos en vivo, asistencia a foros, entre otros, lo que poco a poco va formando el ingeniero de diseño. Conseguir una respuesta clara a nuestra necesidad es la vía de escape rápido que a la final no genera conocimiento real.

En los casos donde la norma no dice lo que uno busca, salvo en las excepciones que comenté arriba, el criterio de ingeniería, la lógica, el sentido común, las recomendaciones del fabricante, la experiencia, la consulta a expertos, entre otras opciones, pueden ser la vía mas enriquecedora para resolver ciertos problemas de diseño, operación o mantenimiento.

Otra mala praxis que debe ser revisada por el diseñador es el orden en el cual consulta las normas. En este punto hay que hacer una aclaratoria importante, no todos los “standards” lo son. Algunos son códigos qué dicen cómo proteger lo que se debe proteger y que te refieren a los “standards” de diseño. En ausencia de un código local, uno puede apoyarse en los de la NFPA (o los europeos, o los chinos, o los corporativos de una empresa). Luego, el orden correcto es consultar el código de incendios o construcción, o las praxis recomendadas, y a partir de ahí, determinar los medios de protección sugeridos para cada caso, y apoyarse en las normas de diseño correspondientes.

Otro error común es que el diseñador no conoce el espíritu de la protección contra incendios, porque aprende a diseñar los sistemas antes de saber para que se usan. Este punto sería muy largo de explicar en pocas líneas, pero en esencia, el diseñador debe aprender primero de análisis de riesgos, distinción de los mismos, y luego empezar a diseñar sistemas . Muchas veces el diseñador “supone” que un área debe llevar protección con mangueras y va y pregunta “en que parte de la norma dice cuanto caudal lleva una manguera en un criadero de vacas”, mostrando entre otras cosas que no maneja conceptos básicos de análisis de riesgos.

Otra situación equivocada y recurrente de la aplicación taxativa de las normas es obviar lo evidente. Muchos clientes me piden diseños de sistemas de rociadores en bodegas antiguas donde primero, la estructura no tiene capacidad de soportar la tubería, segundo no hay espacio para construir un tanque y/o el parque industrial no tiene redes de abastecimiento de incendios apropiadas y tercero, el cliente no posee el presupuesto, a veces gigantesco, para construir el sistema. En estos casos, los códigos y/o normas aplicables pretenden aplicar un rasero para todos en todas partes, cuando por ejemplo hay municipios de nuestros países latinos donde ni siquiera hay agua potable para los humanos, mucho menos para incendios. O el caso de un cliente de hace muchos años al cual le recomendé un tanque de 1.000.000 de litros de agua para el sistema de rociadores y me dijo que, si tuviera como construir un tanque de ese tamaño, lo haría para almacenar el aceite que producía y no agua de incendios.

Por todo esto, los análisis de diseño deben comenzar por establecer los objetivos y estrategias de protección, y eso se hace en común acuerdo con los clientes o grupos de interés asociados al establecimiento a proteger. Luego se deben hacer los análisis de riesgo pertinentes, consultar los códigos de construcción e incendios, determinar los medios de protección correspondientes, consultar las normas de diseño, y luego de disponer de la conceptualización de los sistemas de protección contra incendios a diseñar, evaluar la viabilidad económica, logística, espacial y operacional de lo que va a ser protegido, para que finalmente se pueda hacer la propuesta en firme del diseño. Si Usted cambia el orden o desconoce algunos de los actores que intervienen en el proceso, es probable que el diseño adolezca de cosas importantes.

11 pensamientos en “Algunas malas praxis de diseño y recomendaciones asociadas – Versión A

  1. Darwin Antonio Diaz

    En el diseño se piensa más en las necesidades del cliente, mientras que este solo piensa en cumplir un requisito de las autoridades o la aseguradora, más que en las vidas que se protegen al ocurrir un incendio , se piensa más en los equipos, en la manera de que sea fácil de instalar y económico.

    Es algo de nuestra manera de pensar en latinoamerica se hacen las cosas porque hay una ley que obliga a hacerlas y no porque se debe proteger vidas humanas.

    Responder
  2. Leonardo Herrera

    Buenas tardes José

    En ese orden de ideas, el diseño de protección contra incendios se debería hacer por desempeño con punto de partida en la normativa, sin embargo, la evolución de la industria hace que existan almacenamientos más grandes y los riesgos más altos, y nos encontramos que los vacíos de las normas son mucho más grandes
    Otro aspecto que ni se tiene en cuenta en el diseño, es el aspecto ambiental, a mayor tamaño y capacidad del sistema contra incendio mayor es la contaminación. Que genera una vez se utiliza

    Gracias por sus siempre interesantes comentarios

    Responder
  3. JOSE ALBERTO ROCHA

    Buen día Ing. Prada y amigos

    En los últimos años me he dado cuenta que cuando la autoridad obliga a un cliente a implementar un sistema contra incendios como medida reglamentaria (varia según el país) y como parte de las normas que rigen a ese país en materia de protección civil; este de inmediato piensa en un gran gasto que no genera absolutamente nada de utilidad, sino por el contrario genera gastos y mas gastos con el paso del tiempo derivado del mantenimiento al mismo y jamas pensar en el gran aporte de este sistema en la protección de vidas. Esas vidas que tal vez para esos dueños de empresas son lo menos relevante para sus metas y éxitos organizacionales. Esta manera de pensar genera desde luego que empresas solamente instalen lo que “cumpla” con lo mínimo de las normas y no en base a las necesidades reales de su organización en cuanto a riesgos,ocupación, espacios, etc..
    Es por ello que tenemos una gran labor todos nosotros que estamos dedicados a salvaguardar esa vidas en cada diseño, proyecto e instalación que hagamos. Que tomemos las normas como parte importante de nuestros proyectos, pero que definitivamente veamos que detrás de cada instalación, están muchos seres humanos de por medio.

    Responder
    1. joseprada Autor

      Gracias por su aporte. Ese es el calvario de toda mi vida profesional, educar a los clientes para hacerle entender que a la final, el sistema devuelve toda la inversion cuando le salva la vida o el patrimonio a los clientes.

      Responder
  4. Jorge Granados Jimenez

    Buenas tardes, agradezco al ing. Prada por su enseñanza y amistad.

    En mi corta experiencia de casi 12 años puedo decir que en el caso de diseño se han mejorado las herramientas de cálculo de estos, pero no se concibe la realización de estos cálculos sin la NORMA creyendo que la directriz es la NORMA, pero resulta ser que no es tan así.

    La experiencia me ha llevado a usar tablas para cálculos rápidos y suelen ser útiles ya que conozco la a valuación previa del tipo de riesgo, caso que no lo tiene los nuevos ingenieros que incursionan en Sistemas de Incendios, es por ello que se basan únicamente en lo escrito, cometiendo errores muy comunes en la solución de situaciones.

    Yo diría que los diseños deberían ser basados en el desempeño y eficiencia siendo así los más adecuados, esta metodología utiliza un enfoque por objetivos a la hora de diseñar y valorar la seguridad contra incendios en un edificio.

    Responder
  5. Alexis Burgos

    Buenas tardes Ing. Prada, un gusto conocerle por esta vía. Soy Ingeniero Mecánico y me gustaría incursionar en el diseño de sistemas de protección contra incendios. Se que es bastante amplio y de mucha responsabilidad. Por ello quisiera pedirle un consejo para saber por donde debo comenzar, si tomar algún curso, estudiar las normas u otro. No tengo la oportunidad de trabajar para ninguna consultora, pero quisiera comenzar ofreciendo mis servicios de modo independiente. En mucho agradecería su recomendación, Feliz día.

    Saludos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *