Errores y Omisiones Comunes en el Diseño de Sistemas de Detección y Alarma de Incendios – Parte 1

Es común que los ingenieros que se inician el diseño de sistemas de detección de incendios cometan ciertos errores al no documentarse en los códigos correspondientes. Hay varios errores estructurales o fundamentales que se cometen, por la naturaleza misma de cómo aprendemos en Latinoamerica a diseñar sistemas contra incendios, y trataré de enumerarlos para que los futuros diseñadores no los cometan, y comiencen con buen pie. Luego, se mostrarán los errores típicos de diseño y cómo resolverlos. La idea es, como siempre, que hagan sus observaciones para mejorar estos artículos. 

En esencia, los errores fundamentales de diseño se basan en lo siguiente:

  1. Desconocimiento de la fenomenología del incendio y de funcionamiento de los equipos de detección de incendios
  2. Desconocimiento de los códigos de vida,  incendios o construcción aplicables (IBC, NSR10, NFPA 101, u otros aplicables)
  3. Desconocimiento del código de alarma de incendios (NFPA 72 o su equivalente)
  4. Diseñar de oído o por lo que se ha aprendido de terceros
  5. Desconocimiento de la tecnología de los dispositivos de detección de incendios
  6. Desconocimiento de electricidad y electrónica básicas. 

Para poder evitar caer en estos errores esenciales, el diseñador debería pasar por una capacitación muy larga e intensa, que probablemente no quiera pagar nadie, entonces la mayoría de los diseñadores comienzan con el punto 4, y aprenden básicamente conceptos de ubicación y espaciamiento de los dispositivos, y luego se quedan con lo que dice el capacitador de la marca y unen todos esos dispositivos con lineas sin información alguna y generan planos que dicen ser la ingeniería. Eventualmente, si trabajan con una marca en especial, el fabricante, provee herramientas de calculo para algunas cosas (calculo de baterías o caída de tensión en NACs), que muchas veces son aprendidas a solas, o enseñadas por representantes comerciales y no verdaderos ingenieros de diseño. 

El resultado es, regularmente, ingenierías deficitarias, carentes de documentación, mal especificadas, y que al instalarse, fallan. 

Repasando el listado, sin el punto 4, comenzando por el punto 1, el desconocimiento de cómo ocurren los incendios, y de cómo se comporta el fuego bajo ciertas circunstancias, implica que el ingeniero está diseñando un sistema para detectar variables que él mismo no sabe cuales son para el caso de estudio en el cual está trabajando. Igualmente, no saber las condiciones ambientales en las cuales ocurrirá el incendio, y en las cuales estarán los dispositivos en condición normal, hace que la selección de los equipos no sea la adecuada. Obviar cosas como el comportamiento del humo en techos altos, velocidad de aire, cambio de aire por minuto, humedad relativa, presencia de contaminantes, entre otras, da al traste con el diseño final del sistema.

El desconocimiento de los códigos hace que el diseñador comience preguntándole a los amigos “cómo se protege tal cosa”. En otros casos, sobredimensionando el sistema, o subdimensionandolo. En muchas situaciones, el creer que un sistema de detección y alarma necesariamente incluye detectores (de calor, humo, llama, lo que sea),  fuerza al diseñador a instalar cualquier detector, con tal que se detecte algo. En este sentido, es común ver ocupaciones con detección de humo cuando el código sólo pide inicialización manual, hoteles que no cumplen con los criterios de notificación visual o sonora porque los consideraron una ocupación en modo privado (porque asi aprendieron a diseñar para todo), clínicas con alarma general en todos los pisos cuando la NFPA 99 recomienda otras estrategias de notificación. 

El desconocimiento del código de alarma, insufla al diseño carencias que comienzan con la falta de justificación de los criterios usados, ausencia de documentación necesaria para la instalación y omisiones graves en muchos casos. Es común ver ingenierías en las cuales no se sabe porqué se seleccionaron ciertos tipos de dispositivos, o que usan el mismo dispositivo en áreas donde no va a funcionar. Igualmente se observan detectores con los mismos espaciamientos en techos dónde se deben hacer correcciones de distancias por la presencia de miembros estructurales de ciertas dimensiones. Sirenas y/o luces estroboscópicas sólo donde hay estaciones manuales (error común) siendo insuficientes las unas y eventualmente innecesarias las otras, (o viceversa). 

El desconocimiento de la tecnología particular de los equipos de detección a ser usados en el diseño comprometen el buen funcionamiento del sistema. Si bien hay diseñadores “puristas” que dicen que el diseño debe ser independiente de la tecnología, esto es parcialmente falso. Hay diferencias tecnológicas entre las marcas que impiden o favorecen hacer cosas con sus equipos, y en muchos casos, al no poder mezclarse dispositivos, el diseño debe enfocarse a una marca comercial para poder garantizar la solución que se le está proponiendo al cliente. De igual forma, los segmentos comerciales en los cuales se ubican los paneles de detección y sus periféricos no permiten que se propongan para todas las posibles soluciones. Es común diseños donde el ingeniero sugiere un montón de dispositivos conectados en t-tap, sin verificar el máximo de derivaciones que se pueden hacer del lazo. Dependiendo de la marca, pueden haber o limites en las derivaciones o restricciones de cómo hacerlas. Si el ingeniero no se toma la molestia de conocer un poco más del cómo funciona su tecnología, o hace un diseño “genérico”, se corre el riesgo de que el sistema instalado no funcione. 

Y el desconocimiento de electricidad y electrónica produce diseños donde un panel de 500 dispositivos tienen una batería de respaldo de 7AH, todo cableado con cientos de metros de cable FPL calibre 18 (tanto dispositivos como sirenas), decenas de sirenas conectadas a los circuitos de notificación excediendo la capacidad en corriente de la fuente, sin análisis de potencia del panel, ausencia de fuentes de poder auxiliares, entre otras omisiones, errores y fallas. 

En los artículos que completan esta serie se pondrán en contexto las recomendaciones básicas para no incurrir en estos o algunos de estos errores, para crear en el ingeniero diseñador la necesidad de investigar el cómo hacer mejor sus diseños. 

 

9 pensamientos en “Errores y Omisiones Comunes en el Diseño de Sistemas de Detección y Alarma de Incendios – Parte 1

  1. Alvaro Bayuelo

    José,
    Excellente artículo para educar a la comunidad en
    Latino America.
    Hay muchas personas diseñando systema de detección contra incendios sin los básicos conocimientos.

    Responder
    1. joseprada Autor

      Hola Alvaro, si, y haber visto tantas ingenierias y sistemas mal hechos que me motivaron a escribir la serie de artículos. Faltan muchas partes, espero sus comentarios en su momento.

      Responder
  2. Carlos Osorio

    Buenas tardes ingeniero, teniendo en cuenta su artículo espero que podamos hacer llegar esta información a las empresas contratantes donde su primer item de selección es el precio y no la experiencia o experticia de la firma cotizante, lo cual a llevado a que muchos colegas no valoren el costo de un buen diseño y hasta lo regalen, haciendo este campo de la ingeniería muy poco atractivo para empresas que han invertido en capacitación de su gente.

    Responder
    1. joseprada Autor

      Estimado Carlos, ese problema radica en la educación del cliente. Cuando el cliente se encuentre en una situación donde por haber pagado menos tuvo problemas, no lo repetirá y probablemente eduque a otros posibles clientes. De nuestra parte, debemos seguir haciendo las cosas bien, y después hacerlas mejor, para que eso permee a la mayor cantidad de profesionales.

      Responder
  3. Pingback: Errores y Omisiones Comunes en el Diseño de Sistemas de Detección y Alarma de Incendios – Parte 2Jose Prada – Sistemas Contra Incendios y Seguridad – Sistemas de Rociadores – Deteccion de Incendios – Agentes Limpios – Fir

  4. EUGENIO

    Estimado Ing. Prada.
    Excelente artículo, creo que nos hemos robotizado y entorpecido tristemente en la instalación de los sistemas (incluyéndome o hablando de mí) generando lo que usted comenta, el famoso 9*9 sin evaluar un sin fin de detalles a considerar en la conceptualización, recomendación e instalación de los sistemas.
    Gracias de antemano porque me vi ejemplificado con muchos detalles.
    Toca por mi parte regresar a los principios y retomar el ámbito de la profesionalización y educación del cliente.
    Gracias de antemano, un abrazo.
    Saludos
    Eugenio

    Responder
  5. Hector Escalona

    Excelente articulo Jose es muy estimulante leer sobre este tipo de temas y tomar consciencia en los proyectistas e instaladores de que no todo se hace sin documentarse e informarse.

    Saludos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *